Antecedentes; Sesión inaugural de la Corporación Universitaria para el Desarrollo de Internet, Dr. Francisco Barnés de Castro, rector de la UNAM

Constitución oficial de CUDI

 

8 de abril de 1999

 

Las universidades mexicanas nos unimos hoy para iniciar uno de los proyectos tecnológicos más ambiciosos de los últimos años, Internet 2, cuyos resultados tendrán un gran impacto y trascendencia en nuestra sociedad, al tiempo que preparan el camino para la inserción de México en el mundo de las telecomunicaciones futuras.

 

Lo hacemos en un momento clave dentro de la historia de México y del mundo, en el cual las redes de cómputo han invadido literalmente todos los espacios del planeta, permitiendo un intercambio masivo de información –inimaginable hasta hace unos años– con una fuerte influencia en el devenir mismo de las naciones; tanto, que hoy en día es difícil concebir el progreso de cualquier país sin un uso extensivo de los servicios que ofrecen estas redes.

 

Ahora, a través del trabajo que realiza la Corporación Universitaria para el Desarrollo de Internet, nos proponemos integrar tecnologías de punta para que las instituciones de educación superior y sus comunidades académicas colaboren, a su vez, en el desarrollo de nuevas tecnologías que se puedan poner al servicio de la sociedad en su conjunto y que sean reflejo del trabajo realizado por mexicanos.

 

Gracias al desarrollo de Internet 2, el ámbito académico se beneficiará de las casi infinitas posibilidades que ofrecen los modernos sistemas de redes. En el caso particular de la UNAM, tenemos detectados decenas de puntos de investigación para los cuales el nuevo servicio será fundamental, entre ellos vale la pena destacar la aplicación que Internet 2 tendrá en el desarrollo de: bibliotecas digitales, telemedicina, reconstrucción de sitios arqueológicos, trasmisión punto-multipunto en redes o "multicasting", control avanzado de instrumentos y máquinas, dinámica de fluidos, prevención y atención de desastres naturales, "colaboratorios" –es decir ambientes de colaboración en línea para la investigación y la docencia– y, en un lugar muy destacado para las universidades, los nuevos modelos tecnológicos para la educación a distancia.

 

Para la UNAM, puntal de la educación superior pública en México, es un orgullo aportar su tradición fundadora en el cómputo y el supercómputo, las centenas de proyectos de desarrollo de aplicaciones que realiza y su compromiso simultáneo con el avance de la tecnología avanzada y con la ciencia, la tecnología, las humanidades, las ciencias sociales y las artes, en un proyecto interinstitucional de impacto mundial, como Internet 2.

 

El trabajo del grupo fundador del CUDI ha sido posible gracias a la entrega personal de sus miembros académicos y técnicos, al apoyo y el compromiso de instituciones públicas y privadas de todo el país, y al atinado liderazgo del Lic. Carlos Casasús. Reconocemos también el respaldo decidido de las secretarías de Educación Pública y de Comunicaciones y Transportes y la participación del CONACYT en esta empresa y, por último, agradecemos a las empresas del ramo de cómputo y telecomunicaciones su apoyo, y en particular a TELMEX la aportación de la red que permitirá hacer de Internet 2 una realidad.

 

Señor Presidente, distinguidos asistentes, las universidades mexicanas nos unimos para desarrollar la infraestructura necesaria que permita a nuestro país avanzar ventajosamente en la consolidación de una red de telecomunicaciones que integre a México al desarrollo mundial. De esta manera dejamos constancia, una vez más, del papel determinante de las universidades como promotoras del cambio y del progreso en áreas sustantivas para el país.

 

Muchas gracias.