XXVIII Simposio Internacional de Computación

Pensaremos a la Web didáctica como el conjunto de aplicaciones y desarrollos sociales de la inteligencia colectiva que coexisten en la WWW y que tienen un carácter o intención educativa. Estos desarrollos pueden ser tanto de software como hardware ofirmware.

En efecto, se tratará el fenómeno de la web didáctica como un subconjunto de la web semántica[1]. Hay que considerar que las herramientas cognitivas o de la inteligencia colectiva que se encuentran en esta Web didáctica, son todos aquellos procesos informático-socioeducativos y de firmware[2]que permiten el uso, desarrollo, adaptación o evaluación de un contenido digital educativo bajo cualquier forma de instrumento de la Internet[3]. Asimismo, entrarán en esta expresión, todas aquellas estrategias, metodologías, evoluciones, procedimientos o acciones que faciliten el uso educativo de un contenido digital. Las aplicaciones y/o desarrollos de la web didáctica podrán ser expresados en cualquiera de los siguientes rubros: Modelos de uso de tecnología, comunidades de aprendizaje, contenidos digitales, gestión del conocimiento, formación, evaluación, convergencia tecnológica, software, políticas públicas, portabilidad, movilidad y otras miradas.

Los modelos de uso darán cuenta de los desarrollos, aplicaciones, experimentaciones e investigaciones de las principales teorías psico-pedagógicas implementadas por los docentes en su labor educativa.

Las comunidades de aprendizaje mostrarán los distintos derroteros seguidos por los discentes vía sus conformaciones, agrupaciones y formas de trabajo, desarrolladas por estos grupos ya sea en posiciones contiguas o remotas de manera síncrona o asíncrona.

Los contenidos digitales dan significación a los desarrollos, usos o modificaciones hechas a los propios contenidos a estudiar (construir). Estos pueden ser tan sencillos como una simple sentencia o tan complejos como un objeto de aprendizaje dinámico.

La gestión del conocimiento alude a una ministración cognitiva por parte del discente en función de una propuesta adecuada, relevante, eficaz y contextualizada por parte del docente.

La formación cobra vital importancia puesto que se pretende que ésta sea lúdica, sistémica, holista y transformadora a lo largo de la vida del sujeto, integrando de la mejor manera la tecnología educativa.

La evaluación resulta una dimensión transversal a lo largo de los procesos de enseñanza-aprendizaje. Se trata de volver esta dimensión parte de estos mismos procesos.